Objeto de la valoración inmobiliaria

Pueden ser objeto de tasación o valoración inmobiliaria todos los bienes inmuebles y derechos reales, así como las cargas y gravámenes susceptibles de recaer sobre ellos:

Bienes inmuebles:

  • Edificios y elementos de un edificio: viviendas, locales comerciales, oficinas, apartamentos, plazas de garaje y trasteros.
  • Naves industriales
  • Fincas rústicas
  • Solares y terrenos
  • Inmuebles vinculados a explotaciones económicas

Los derechos reales

  • Usufructo: Derechos de uso y disfrute sobe los productos o rentas de una finca
  • Uso y habitación
  • Servidumbres: Servidumbres o gravámenes de una finca en favor de otra
  • Concesiones administrativas
  • Derechos de superficie

Otras cargas o gravámenes (susceptibles de inscripción registral)

  • Embargos
  • Arrendamientos
  • Hipotecas y ventas con pago aplazado
  • Opciones de compra o compraventa con pacto de retro
  • Afectaciones por expropiación
  • Notas marginales del Impuesto de Plusvalía
  • Renta vitalicia
  • Censo enfileútico: cambio del dominio útil de una finca por el compromiso de pagar una cantidad al propietario o a su descendencia a perpetuidad o por un periodo predeterminado

También se pueden evaluar construcciones, elementos o partidas de construcciones, coste de reparaciones, perjuicios, daños, indemnizaciones, etc.

La metodología a seguir en cada caso depende de la finalidad de la tasación y del objeto a valorar.