Los requisitos de protección acústica serán necesarios para la concesión de licencias de apertura

La Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica y Térmica del Ayuntamiento de Madrid aprobada hace un año adapta el ordenamiento municipal a los dos últimos Reales Decretos de desarrollo reglamentario de la Ley del Ruido (RD 1513/2005 y RD 1367/2007). Esta normativa define nuevos valores mínimos de aislamiento que deben incorporarse en los locales donde se desarrollen actividades creativas y se presentan nuevas horquillas de valores según periodos horarios.

En este sentido, una de las novedades en lo referente a las condiciones de la edificación es que, de modo previo a la concesión de licencias, es necesario asegurar que se cumplen los requisitos de protección acústica de las instalaciones, según apuntó José Ignacio Ordóñez, del Departamento Técnico de Iberacústica.

Por su parte, Leyre Gil, directora del Departamento de Control Periódico de la Sociedad Técnica de Tramitación (STT), recordó la importancia de acudir a una entidad colaboradora para la tramitación de estas Licencias Urbanísticas (ECLU), como la propia STT, para obtener la licencia de actividad. “Además de agilizar el proceso, estas entidades comprueban que el contenido del estudio acústico se ajusta a lo establecido por normativa”, apuntó.

Por otro lado, el presidente del Colegio de Aparejadores de Madrid, Jesús Paños, señaló el hecho de que “el confort acústico se considera cada vez más un requisito fundamental para una buena calidad de vida. De un tiempo a esta parte, el sector está haciendo frente a normativas y requisitos más exigentes, a la par que necesarios, para garantizar la convivencia ciudadana”.

Por su parte, Eugenio García-Calderón, director técnico de Ingeniería Acústica García Calderón y Juan Polo Arias, director técnico de Sinade, presentaron el cuaderno técnico “Estudio Acústico para Licencias de Actividad”.
El documento enumera diferentes soluciones prácticas y consejos, desde el vestíbulo acústico necesario en locales potencialmente ruidosos hasta silenciadores, apantallamientos o limitadores de aparatos electrónicos. “Aspectos como el aislamiento al ruido aéreo, el aislamiento de la fachada, ruido de impactos o de ambiente exterior deben comprobarse in situ, y previamente al acabado final, ya que en fases más avanzadas es más complicado detectar las deficiencias del aislamiento”, anunció García-Calderón.

Por su parte, Cástor Rodríguez, gerente de Sound of Numbers, expuso el programa “SONarchitect ISO”, en torno al ámbito de la detección, cálculo de aislamientos acústicos, tanto globales como en bandas de frecuencia de octava, y prevención de problemas. Una sofisticada herramienta de software basada en la norma EN 12354.

Así, el software permite dibujar la geometría del local o edificio en cuestión, introducir posteriormente los materiales (ya sean los predefinidos por la herramienta o materiales nuevos con los parámetros de aislamiento definidos por el usuario), fijar cualquier parámetro de la ordenanza de ruidos de Madrid y extraer, al momento, un informe que define si el aislamiento acústico establecido se ajusta a la normativa. Este resultado detalla exactamente qué aspectos no cumplen y dónde es necesario introducir mejoras, incluidos caminos de transmisión y uniones.

Por Construarea.com – 07/03/2012