Canadá se va y nosotros nos quedamos

Canadá ha anunciado que renuncia a cumplir el protocolo de Kyoto

Básicamente el protocolo de Kyoto estableció los porcentajes de emisiones de gases de efecto invernadero que debían reducirse y cuando. Pero hecha la ley hecha la trampa: las emisiones de efecto invernaderos son un negocio muy rentable para aquellos países que cuyas emisiones están por debajo de las cantidades asignadas. Así España para cumplir con la reducción de emisiones de Kyoto hasta 2012 deberá gastarse 420 millones de euros. Ahí es nada.

Por otra parte la industria que excede las emisiones, por ejemplo las eléctricas, no incluyen en nuestra factura la compra de derechos de emisión. Incluso cuando la energía es “limpia”.

La verdad es que da que pensar… si España no paga los 420 millones también sería acusada de irreponsabilidad climática, como le está ocurriendo a Canadá? La responsabilidad climática se mide en euros, y a perro flaco todo son pulgas y Kyoto es otra pulga más, mal que nos pese a muchos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies