¿Para qué sirve el certificado energético?

El objetivo del certificado energético es que el propietario ofrezca información al usuario que va a comprar o alquilar un edificio sobre su comportamiento energético y las emisiones de CO2 derivadas de su uso a través de una etiqueta muy similar a la utilizada en los electrodomésticos.

Los certificados deben incluir propuestas de mejora aplicables al edificio o vivienda para reducir sustancialmente el consumo energético. La biomasa para ACS y calefacción es una de las medidas más atractivas, pues ofrece períodos de retorno menores que cualquiera de las medidas pasivas en aislamiento, ventanas, etc, y garantiza un gran salto en la calificación del edificio.

¿Para qué sirve el certificado energético?La nueva etiqueta muestra la nota (de la A a la G) referida al indicador energético principal: las emisiones de CO2 (kg/año de CO2), junto con el primer indicador complementario denominado “Consumo de energía primaria no renovable” expresado en kWh/m2/año.

En edificación, la demanda térmica para ACS y calefacción supone gran parte de la energía total consumida en condiciones de habitabilidad y uso normales (en el sector residencial supone cerca del 66%). Por tanto, los edificios que obtengan la energía de combustibles fósiles, especialmente los mal aislados, obtendrán una baja calificación al penalizar enormemente en ambos indicadores: elevadas emisiones de CO2 y gran consumo de energía primaria requerido.

La biomasa, así como otras energías renovables, no computan ni emisiones de CO2 ni consumos de energía primaria no renovable, por lo que edificios con mala calificación la verán muy mejorada si instalan una caldera nueva de biomasa para satisfacer la demanda térmica.

En BD Arquitecnia realizamos su Certificado de Eficiencia Energética y le asesoramos previamente sin compromiso. Póngase en contacto con nosotros  info@bdarquitecnia.es o 696 41 26 09